Información

Dietas bajas en proteínas

Dietas bajas en proteínas

Recomendaciones de dieta baja en proteínas

UNA dieta baja en proteínas es cualquier dieta en la que se reduce la ingesta de proteínas. Cualquier persona diagnosticada con enfermedad renal o hepática puede recibir una dieta baja en proteínas.

En cualquier caso, una dieta que sea especialmente baja en proteínas solo debe llevarse a cabo bajo dirección médica.

¿Por qué es necesaria una dieta baja en proteínas?

Se necesita proteína, pero puede causar problemas a los órganos enfermos.

La proteína es necesaria para un cuerpo sano. Cuando la proteína es metabolizada por el hígado y digerida, la urea se produce como un producto de desecho. Si el hígado está enfermo, el metabolismo de los alimentos está comprometido.

Si los riñones, que son responsables de la excreción de urea, no funcionan correctamente (insuficiencia renal), o si los niveles altos de proteína están continuamente presentes en la dieta, la urea se acumula en el torrente sanguíneo causando pérdida de apetito y fatiga. Una dieta baja en proteínas reducirá la carga de trabajo en estos órganos..

Por lo general, las enfermedades hepáticas y renales graves se acompañan de la necesidad de limitar la ingesta de sal o sodio debido a la presión arterial alta o la retención de líquidos. Por lo tanto, la sal de mesa (la fuente principal de sodio en la dieta) debe limitarse, junto con otros alimentos con un alto contenido de sodio, como una característica adicional de la dieta baja en proteínas.

Demasiada proteína puede empeorar tu salud

En general, se acepta que una persona sana necesita 40-60 gramos de proteína cada día para mantenerse saludable. Sin embargo, se ha informado que la cantidad de proteína que normalmente consumen las personas en sociedades acomodadas (la dieta estadounidense generalmente comprende 12-15% de proteína) puede sobrecargar los riñones, en la medida en que el 30% de la función renal puede perderse cada vez que alguien tiene ochenta años.

¡Las dietas altas en proteínas para bajar de peso a menudo recomiendan 30% o más de proteínas en la dieta diaria, y en el uso prolongado puede causar cambios metabólicos graves que conducen a la pérdida ósea y cálculos renales!

La ingesta reducida de proteínas puede mejorar su salud

Las dietas bajas en proteínas (4-8% de proteína) se usan de manera rutinaria para tratar pacientes con enfermedad hepática, insuficiencia renal (renal) y trastornos que involucran el ciclo de la urea, el metabolismo y los aminoácidos.

¿Cómo se logra una dieta baja en proteínas?

Reduce la cantidad de proteína

Parte de cada tipo de proteína aún debe consumirse cada día de las dos fuentes principales:

  • Productos de origen animal (pescado, aves, huevos, carne, productos lácteos) - considerado Proteína de alta calidad o completa.
  • Productos vegetales (panes, cereales, arroz, pasta, frijoles secos) - considerados proteína de baja calidad o incompleta.

Para reducir la cantidad de proteína consumida, los alimentos con proteínas en las recetas se pueden 'estirar' (para consumir menos) o reducirlos en comparación con más alimentos bajos en proteínas o sin proteínas (menos en proporción), haciendo que una cantidad más pequeña parezca igual de satisfactoria .

Emparedados
  • Use carnes en rodajas finas.
  • Rellene con ensaladas como lechuga, brotes de alfalfa, pepino, apio picado, manzana, perejil o castañas de agua.
Sopas
  • Use alimentos bajos en proteínas (sustitutos de la leche para sopas de crema, arroz o pasta) para hacer sopas como relleno pero con menos proteínas.
Platos principales
  • Prepare el plato principal de verduras y granos, y trate la carne como guarnición para su comida.
  • Use pequeños trozos de carne y más verduras en los kebabs.
  • Prepare arroz frito con verduras y use menos carne o camarones.
  • Para las ensaladas, use verduras frescas y crujientes y solo unas pocas tiras pequeñas de carne y huevo.
  • Para guisos, reduzca la cantidad de carne y aumente el almidón, la pasta o el arroz. En las recetas que usan sopa, use una mezcla baja en sodio.
  • Use pastas y panes bajos en proteínas en la dieta.
  • Para los quesos, use cantidades más pequeñas de quesos de sabor más fuerte (queso cheddar, parmesano o romano) para darle mucho sabor.

Aumenta las calorías para compensar

La disminución de proteínas en la dieta también puede significar una reducción de calorías. Para compensar y mantener un peso saludable, aumente las calorías sustituyendo o agregando ciertos ingredientes con un contenido mínimo de proteínas, como:

  • Aumente las grasas saludables para el corazón, como los aceites vegetales monoinsaturados (oliva, aguacate) y los aderezos para mayonesa.
  • Use dulces y edulcorantes (caramelos duros, gotas de goma, gominolas, malvaviscos, miel, mermelada y gelatina, incluso azúcar (los diabéticos necesitan consejo médico).
  • Use frutas enlatadas en almíbar espeso.

Muestra de menú bajo en proteínas

Desayuno
  • Cereal Cheerios o equivalente ¾ taza (3g)
  • crema no láctea ½ taza (0g)
  • ½ banana mediana (.6)
  • jugo de naranja ½ taza (.8g)
Bocadillo
  • 1 rollo de fruta de cereza (0g)
Almuerzo
  • 2 rebanadas de pan blanco (1,6 g)
  • pechuga de pavo 1 oz / 28 g (4.8g)
  • lechuga (0g)
  • tomate ½ taza (.8g)
  • judías verdes ½ taza (1.2g)
  • mayonesa 3 cucharaditas (0g)
  • 1 manzana mediana (.3g)
  • ponche de frutas 4 fl oz / 118 ml (0g)
Bocadillo
  • 1 paleta (0g)
Cena
  • hamburguesa magra 2 oz / 56 g (10.5g)
  • arroz blanco ½ taza (2.2g)
  • brócoli ¼ de taza (.9g)
  • coliflor ¼ de taza (.6g)
  • ensalada mezclada (1.5 tazas) con 2 cucharadas de aderezo ranch (3g)
  • piña ½ taza (.2g)

Bocadillo

  • gotas de goma 1 oz / 28 g (0 g)

Muestra de menú bajo en proteínas contiene

  • Proteína: 30,5 gramos
  • Calorías: 1442
  • Grasa: 48 gramos
  • Hidratos de Carbono: 237 gramos
  • Sodio: 1270 mg.
  • Potasio: 2282 mg.

Por Mizpah Matus B.Hlth.Sc (Hons)

    Referencias
  • Kopple, J. D., Levey, A. S., Greene, T., Chumlea, W. C., Gassman, J. J., Hollinger, D. L.,… Zimmer, G. S. (1997). Efecto de la restricción de proteínas en la dieta sobre el estado nutricional en la modificación de la dieta en el estudio de la enfermedad renal. Riñón internacional, 52 (3), 778-791. enlace
  • KOPPLE, J. D., COBURN, J. W. (1973). ESTUDIOS METABÓLICOS DE DIETAS BAJAS EN PROTEÍNA EN UREMIA: I. NlTEÓGENO Y POTASIO. Medicine, 52 (6), 583-595. enlace
  • Fouque, D., Laville, M., Boissel, J. P., Chifflet, R., Labeeuw, M., Zech, P. Y. (1992). Dietas bajas en proteínas controladas en insuficiencia renal crónica: metaanálisis. BMJ: British Medical Journal, 304 (6821), 216. enlace
  • Fouque, D., Laville, M., Boissel, J. P. (2009). Dietas bajas en proteínas para la enfermedad renal crónica en adultos no diabéticos. Cochrane Database Syst Rev, 3. enlace

Última revisión: 16 de enero de 2018


Ver el vídeo: Resumen de Dieta baja en carbohidratos + Ayuno Intermitente en 7 minutos (Septiembre 2021).